España 1. Canción ligera española 1.

La idea principal del blog es demostrar que no todo es Brasil en mi discoteca. Cada entrada corresponderá a un género concreto de un país concreto y contendrá dos o tres vídeos. Podré volver a países ya géneros, aunque intentaré al principio completar en lo posible mi mapa mundi musical.

Todos los comentarios son bienvenidos, especialmente los que aporten más ejemplos de cada tema.

No tengo nada claro cómo quedan los enlaces a Youtube en este blog (me temo que mal), así que añado de momento las direcciones a pelo por si hicieran falta.

Habrá que empezar haciendo patria. Tengo que advertir antes de empezar que voy a referirme a países aceptados por la ONU, así que Cataluña es España ejem ejem… el que avisa no es traidor.

De la canción ligera española de posguerra (si se puede llamar así) pienso que hay pocas cosas dignas de recuerdo, pero algo se encuentra. Alguno quizá opine que son coplas, o que no son ligeras; genial, en música las fronteras entre estilos son así.

Y ahí van las canciones:

De esta primera canción siempre me llamó la atención que el ritmo del estribillo parece darse de tortas con el resto de la canción. Pasemos de tapadillo bajo el palio sonrosado de la luz crespuscular (que seguramente fue muy comentado por la crema de la intelectualidá) y quedémonos a contemplar si el optimismo final es fundado (yo creo que no):

Autores: De Haro – Marino García.
Intérprete: Jorge Sepúlveda.

La siguiente canción la escucharía horas y horas, aunque no termino de entenderla (o porque no termino de entenderla). Sí, ya sé que es un canto al amor conyugal, pero ¿por qué tanto nunca sabré esto y nunca sabré lo otro? No importa: me basta con el fondo como de castañuelas y ese cambio de ritmo en el “ya siempre unidos, ya siempre” (que seguro que es lo que hizo que Jaume Sisa se convirtiera en Ricardo Solfa):

Autores: De Penagos-Theodorakis.
Intérprete: Gloria Lasso.

Venga, una más. La pongo aquí porque esto, por mucho que lo cante Doña Concha, es una copla y yo soy Paquito el Chocolatero. Supongo que es lo más sensual que se podía despachar en aquella época. Está claro que es una versión descafeinada de Mon légionnaire (este me amó toda la noche, el otro se tuvo que conformar con un beso “de amante”, y gracias que no llamo a la policía):

Autores: León-Valerio-Quiroga.
Intérprete: Concha Piquer.

Advertisements

Presentación

Hola, después de que la página de canciones de desamor brasileñas en FB se quedara marchita, voy a intentar este blog con una temática mucho más general.Ya os iré contando.

(Me he mudado a WordPress porq ue en el otro servidor de blogs los comenarios no rulaban bien. A ver qué tal en este)